La ‘operación Ciudadanos’ y las traiciones del establishment

Javier Benegas y Juan M. Blanco

Cuentan que la noche del 20 de diciembre de 2015, tras conocer el resultado de las elecciones, Mariano Rajoy se mostró muy disgustado. Pero no por haber perdido más de tres millones y medio de votos desde los anteriores comicios sino porque Ciudadanos solo había obtenido 40 escaños, cuando las encuestas pronosticaban 55 o 60, los necesarios para, pacto mediante, entregar el gobierno a Rajoy en bandeja de plata. Ahora resultaba que la suma de PP y Ciudadanos no alcanzaba, ni de lejos, para la investidura. De ahí que el cabreo de Rajoy no se dirigiera hacia sí mismo, la autocrítica es incompatible con su plástica cerebral, ni siquiera hacia el PP, sino contra Albert Rivera, el partido naranja y… el establishment.

Cuentan también que esa misma noche, mientras en Génova 13 los parroquianos estaban indignados porque su cáterin era de peor calidad que el de la zona noble, Mariano comenzó a repasar el devenir de los acontecimientos. Y su irritación fue in crescendo. Naturalmente pasó por alto que su proverbial inmovilismo, los interminables casos de corrupción del PP y su exasperante manejo de los tiempos, le habían convertido en el político más odiado del reino mientras la popularidad de Rivera se disparaba. Pero recordó muy bien los enojosos episodios en los que prohombres del establishmentparecieron darle la espalda. Especialmente el más mortificante, el que tuvo lugar en octubre de 2015, cuando el líder de Ciudadanos acudió al Foro ABC-Deloitte arropado por la flor y nata empresarial y financiera madrileña. Un episodio que la prensa utilizó para retratar con toda crudeza el contraste entre un Rajoy aislado, amortizado por todos, y un Rivera pletórico, en apariencia imparable. Poco después, los dirigentes del partido naranja, en el colmo de la osadía, se atrevieron a postular a Albert Rivera como alternativa a su persona, ¡a él, al mismísimo Mariano!

Si bien Rajoy veía plenamente justificados los experimentos por la izquierda, porque restaban votos al PSOE, el fenómeno Ciudadanos era harina de otro costal

Rajoy siempre había entendido que la razón de ser de Ciudadanos era ayudarle a retener el poder. Ni siquiera lo consideraba un partido bisagra sino una mera muleta: su muleta. Si bien veía plenamente justificados los experimentos por la izquierda, como la operación Podemos, porque restaban votos al PSOE, el fenómeno Ciudadanos era harina de otro costal. Nunca permitiría un proyecto autónomo en el centro o el centro-derecha: ese era territorio exclusivo del Partido Popular. Quien sacara los pies del tiesto, quien pretendiera hacer prospecciones en tan vasto segmento político sin el correspondiente salvoconducto, sería triturado por la maquinaria partidista, medios de información incluidos, y enviado al limbo, tal y como sucedió con UPyD. Pero ahora Rajoy tenía motivos para sospechar que alguien se la había colado. ¿Y si la operación Ciudadanosno era lo que le había vendido el establishment?

La manipulación comenzó antes

Todo este embrollo comenzó mucho antes, en 2013. Tras arrinconar cualquier proyecto reformista, y encomendar su futuro a los logros económicos, Rajoy fue advertido de que la recuperación tardaría más de lo previsto. Una grave contrariedad. Había que hacer algo, y rápido, para neutralizar el posible sorpasso del PSOE. Fue entonces cuando cierto personaje tuvo la ocurrencia de dar aire a un nuevo partido que dividiera el voto de izquierda. Et voilà !  Decidieron convertir a Podemos en la nueva estrella rutilante del universo progresista. El descontento de amplios sectores sociales servía de catalizador pero no era suficiente. En un país con medios de comunicación férreamente controlados por la oligarquía política y económica había que distribuir la consigna de abrir los platós de televisión a Pablo Iglesias y sus muchachos. Y así se hizo. El invento funcionó: Podemos obtuvo en las europeas de 2014 un resultado más que aceptable. En el PP se felicitaron y, exultantes, decidieron apurar esta estrategia.

Claro que Rajoy y sus edecanes no eran conscientes de que el horno español no estaba para esos bollos. Los dos grandes partidos llevaban demasiados años abonando el terreno para el advenimiento del populismo, creando un sustrato muy fértil en el que germinaría a una velocidad vertiginosa. Para colmo, su recalcitrante inmovilismo cedía en exclusiva a Podemos el discurso del cambio político, de la regeneración. Si este mensaje era verdadero o falso importaba poco a un público muy cabreado, predispuesto al acto de fe. Y sucedió lo inevitable: el partido morado no se limitó a restar votos al PSOE, a dividir a la izquierda, sino que empezó a sumarlos por todas partes. La alarma cundió. Creado el monstruo, ahora urgía encontrar la manera de mantenerlo bajo control. Y es aquí donde se produce un nuevo giro argumental.

El experimento Ciudadanos

En 2014 supimos que existía un plan para lanzar un nuevo partido no populista, que compitiera en el nicho de la regeneración democrática, recogiera parte del voto indignado y neutralizara el empuje de Podemos. La fuente no reveló en ese momento detalles del partido, seguramente porque los desconocía, pero citó a miembros de la oligarquía económica que, en connivencia con un magnate de los mass media, habían decididoabrir los platós a un nuevo “actor”.

Rosa Díez sabía que su partido mantendría la preponderancia ideológica y organizativa dentro de esa unión, pero… ¿quién ostentaría el liderazgo?

Originariamente, el plan consistía en fusionar Ciudadanos con UPyD (organización impulsada a su vez, años atrás, por el entorno del PP de Madrid), dos partidos a priori perfectamente complementarios. Uno con fuerte implantación en Cataluña y el otro en el resto de España. Además,UPyD mostraba una brillante trayectoria reformista, denunciando la corrupción y las fallas del sistema. Y Ciudadanos exhibía una irreductible resistencia a la tiranía nacionalista en Cataluña.

La idea tenía sentido pero fracasó por intereses personales. Rosa Díezsabía que su partido mantendría la preponderancia ideológica y organizativa dentro de esa unión, pero… ¿quién ostentaría el liderazgo? En comparación con el joven Albert, Rosa era una figura desgastada tras décadas de implicación en la política partidista. De cara al público, uno resultaba simpático; la otra, antipática. Por si esto no fuera suficiente, estaba el proverbial rencor que Rajoy guardaba a la líder de UPyD.Pintaban bastos para Díez, así que siguió el principio más arraigado en la política española: “lo primordial es mi liderazgo; España y las ideas… lo secundario”. Y el plan entró en vía muerta.

A grandes males, grandes remedios. Al no entrar Rosa Díez en razón, elestablishment cortó por lo sano. Eliminó a UPyD de la ecuación y, a toda prisa, convirtió a Ciudadanos en partido de implantación nacional. Mientras Díez se hacía cada vez más invisible, Rivera recibía un pase que permitía entrar en todas las televisiones. Lo más crucial, sin embargo, consistió en cocinar unas encuestas de intención de voto que situaran aUPyD en niveles de aceptación tan bajos que ahuyentaran el voto útil y colocaran a Ciudadanos en unas cuotas de popularidad muy superiores a las reales. Hecho esto, el globo comenzó a elevarse por sí solo. Por el efecto bandwagon, mucha gente tiende a votar lo que ha oído que votarán otras personas. En no pocas ocasiones, las encuestas no es que acierten: es que influyen en el resultado. Como muestran D. Rothschild y N. Malhotra, se convierten enla profecía autocumplida. Por supuesto, hay diseñadores de encuestas cabales y objetivos pero, al desconocer que sus resultados no solo miden, también mueven la opinión pública, acaban reforzando a las manipuladas encuestas previas, aunque sea sin malicia.

Ciudadanos dejó de ser un mero instrumento para restar votos a Podemos y se convirtió en uno de los caballos favoritos del IBEX

Las dos almas del partido naranja

Pero el futuro deparaba todavía más sopresas. Meses después, la avalancha de corrupción parecía abocar al PP a la catástrofe. Y los presidentes del IBEX decidieron ir aún más lejos. Juzgaron prudente no colocar todos los huevos en la misma cesta: mejor en dos. Realmente no abandonaron a Rajoy pero, como prudentes inversores, repartieron los riesgos en lugar de concentrarlos: pusieron una vela al PP y otra aCiudadanos.

Aunque Mariano siguió creyendo que la oligarquía económica tan solo pretendía suministrarle un punto de apoyo para asegurarle la presidencia, lo cierto es que Ciudadanos dejó de ser un mero instrumento para restar votos a Podemos y se convirtió en uno de los caballos favoritos del IBEX, el relevo natural del PP. Fue su momento de gloria, cuando Albert Rivera creyó tener la Moncloa al alcance de la mano; y sus asesores, cegados por las encuestas, se emborracharon de optimismo, de autoestima, y a punto estuvieron de darse un batacazo monumental.

Visto con perspectiva, la estrategia de elevar a Ciudadanos al Olimpo de la política española no estaba exenta de problemas y dificultades. La formación carecía de experiencia más allá de su oposición al nacionalismo catalán. Por suerte, pudo aglutinar a un reducido grupo de mentes pensantes, personas preocupadas por España y conscientes de las reformas necesarias para ganar el futuro. Lamentablemente, las exageradas perspectivas electorales también atrajeron a una tropa de oportunistas, tránsfugas profesionales en busca de prebendas, beneficios y cargos.

Ciudadanos tiene dos almas: una reformista y regeneradora, que ahora parece batirse en retirada, y otra proclive a la política tradicional, a la componenda y al reparto

Por ello, Ciudadanos tiene dos almas: una reformista y regeneradora, que ahora parece batirse en retirada, y otra proclive a la política tradicional, a la componenda y al reparto. Si el partido naranja sigue vituperando a sus cuadros más altruistas, honrados y reflexivos, ofreciendo el mismo discurso que otros partidos, las mismas recetas, una línea arbitrista consistente en promulgar una ley para cada problema y un exacerbado seguidismo de lo políticamente correcto, es seguro que acabará en la insignificancia… Rajoy jamás perdona una afrenta. Y el establishment es, por naturaleza, cobarde y oportunista, propenso a la deserción.

Llegados a este punto, la única forma de hacer política y evitar caer en la insignificancia es recuperar la iniciativa y subir las apuestas. Los remedios que España necesita no surgirán de trampas, maniobras o cambalaches, menos aún de una pantomima donde nada es lo que parece y nadie es quien dice ser. Los artificiales equilibrios de fuerzas que mantienen nuestra democracia en barbecho degenerarán en males mayores perfectamente evitables. Sólo la reforma en profundidad puede aportar verdaderas soluciones frente al inmovilismo de casi todos los agentes políticos. Y frente a esos que solo proponen administrar la pócima de siempre… pero en dosis para caballos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s