Por qué la teoría de la ‘posverdad’ es mentira

Javier Benegas

Post-truth (posverdad): Relativo o referido a circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales.

Esta es la palabra que el Diccionario Oxford declaró como término del año 2016. Con ella se pretendía estigmatizar el “lamentable” resultado del referéndum británico sobre la Unión Europea y, también, la “inesperada” victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Porque, según muchos expertos, ambos sucesos son inaceptables desde un punto de vista racional.

Según Oxford, el término “post-trhuth” lo utilizó por primera vez el dramaturgo y novelista Steve Tesich en un artículo aparecido en la revista The Nation en 1992. En esa pieza, y a propósito del escándalo Irán-Contra y la primera Guerra del Golfo, Tesich se lamentaba de que los norteamericanos hubieran decidido libremente vivir en la posverdad, es decir, en un mundo en el que la verdad no importaba. Sin embargo, la contribución del dramaturgo no bastaba, al fin y al cabo no dejaba de ser una licencia literaria. El soporte académico lo proporcionó el libro The Post-Truth Era: Dishonesty and Deception in Contemporary Life, de Ralph Keyes. Pero el catalizador definitivo fue un artículo publicado en 2016 en Nature neuroscienc y titulado The brain adapts to dishonesty. A partir de ahí, y coincidiendo con el Brexit y la victoria de Trump, el uso del término “posverdad” se disparó un 2.000%.

Seguir leyendo

3 comentarios en “Por qué la teoría de la ‘posverdad’ es mentira

  1. En todo caso, creo, todo se ajusta a la conveniencia de unos pocos que se inclinan por la manipulación, y a la de muchos al aceptar la manipulación como referente y así evitar pensar más allá de lo instantáneo del mensaje.

  2. “Muchas veces el éxito de estas hipótesis y su aceptación popular no depende tanto de su consistencia, o de la parafernalia con la que se adornen, como de la elección del nombre”

    Esto es sólo cierto para las ‘Cosas Sociales’ que me niego a llamar Ciencias. En las CIENCIAS las hipótesis se comprueban con datos o se desechan.

Deja un comentario