El asalto de las nuevas religiones laicas y los déspotas del siglo XXI

Javier Benegas y Juan M. Blanco

En 2004 el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero promulgó en España la llamada Ley Integral de Violencia de Género, una ley que, a pesar de violar principios básicos del Estado de derecho, fue apoyada por todos los partidos. En realidad, no respondía a las necesidades de las víctimas sino, más bien, al apetito propagandista de los políticos y a intereses de activistas y grupos de presión. Esta ley injusta, elaborada con criterios puramente ideológicos, no sólo no resolvió el problema sino que, como suele suceder, creó otros nuevos. Pero ahí sigue, no solo inasequible a la enmienda o a la simple crítica, sino a punto de dar otro salto cualitativo: pronto no solo fiscalizará los incidentes entre hombres y mujeres que mantengan una relación entre sí; también podrá dictaminar que cualquier incidente entre desconocidos de diferente sexo constituye violencia de género.

Los grupos organizados suplantan el interés general y logran que se conculquen de un plumazo principios democráticos fundamentales

Este ejemplo, especialmente grave, muestra cómo los grupos organizados suplantan el interés general y logran que se conculquen de un plumazo principios democráticos fundamentales. Pero no es el único caso en que el activismo toma el control de la política. Como ejemplo del absurdo, en su día, el Ayuntamiento de Madrid, institución municipal con fines y atribuciones claramente delimitadas, se declaró unilateralmente, por la presión de grupos fuertemente ideologizados, “libre del TTIP”, el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y los Estados Unidos. ¿Se plasmaría quizá tal rechazo en la prohibición de consumir productos made in USA en dependencias municipales?

Los “colectivos okupas”, aquellos que ocupan viviendas ilegalmente, constituyen también un ejemplo llamativo; siendo cuantitativamente irrelevantes, en no pocas ocasiones consiguen de alcaldes y concejales tratos de favor inaccesibles para el común de los ciudadanos. O los grupos animalistas, cuya vehemencia y  determinación lleva a los partidos a asumir a la carrera, sin mayores prevenciones, su “ética no antropocéntrica”. Sorprendentemente, en pleno siglo XXI la política se guía por criterios cada vez menos racionales: más ideológicos, emocionales e interesados.

La democracia sentimental

En 1964, el escritor español Gonzalo Fernández de la Mora publicó su famoso ensayo El Crepúsculo de las Ideologías, donde sostenía que la creciente complejidad de la gestión pública exigía formas más racionales de organización política, más pragmáticas, basadas en criterios técnicos, no en la ideología, un concepto arcaico destinado a desaparecer. Por ello, ideólogos y políticos profesionales serían paulatinamente desplazados por técnicos y expertos. El argumento parecía plausible pero… la historia se encargó de quitar la razón a Fernández De la Mora.

Las ideologías no desaparecieron; muy al contrario, se fragmentaron en formas todavía más agresivas e irracionales. Las ideologías clásicas, generalistas y hasta cierto punto argumentativas, dejaron paso a creencias particularistas, centradas en un activismo puro con objetivos muy puntuales. Se trata de doctrinas todavía más fanáticas, antagónicas a la libertad individual, con creciente influencia sobre la política; “ismos” o religiones laicas que sistemáticamente cortocircuitan el debate, censuran, gritan, insultan, vociferan y queman en la hoguera a quien no comulga con lo políticamente correcto. Una suerte de nuevas sectas que, a diferencia de las tradicionales religiones, establecen reglas de conducta que no sólo afectan a sus feligreses; también aspiran a ser de general cumplimiento mediante la coacción estatal.

Todas ellas son nuevas ideologías, basadas fundamentalmente en impulsos y emociones, dispuestas a practicar una ingeniería social intensiva

El marxismo, un ejemplo clásico, fue sustituido por la doctrina de género, según la cual la diferencia sexual no es más que un producto de la cultura, del ambiente. O por el ecologismo radical, la nueva religión laica que pregona el Apocalipsis, la destrucción de la humanidad por sus pecados contra la naturaleza, salvo que… haga acto de contrición, asimile el nuevo catecismo y pague el correspondiente peaje. O por el animalismo, una corriente que pretende colocar a los animales al mismo nivel que las personas. O por el “movimiento okupa”, que liquida el insolidario y egoísta derecho de propiedad en favor de la libre disposición para usos sociales de viviendas, locales y solares. Todas ellas son nuevas ideologías, basadas fundamentalmente en impulsos y emociones, dispuestas a practicar una ingeniería social intensiva por medio de la propaganda, la coacción y los hechos consumados.

Ante este nuevo órdago a la sociedad abierta, a la libertad individual, los partidos actuales, bien sea por puro interés electoral o simplemente por desidia para elaborar su propio ideario, se limitan a comprar gran parte de esta mercancía. Incorporan a sus programas cualquier consigna defendida por minorías ruidosas, por los activistas más gritones y fanáticos, por muy absurdos y descabellados que sean sus postulados. Al final, la gestión pública queda más orientada por creencias y supersticiones que por criterios objetivos y técnicos. ¿Cómo se explica semejante barbaridad?

Gobernar mediante coaliciones de intereses

En A Theory of political parties, (2012) Kathleen Bawn y sus coautores ofrecen una explicación. La política sufre una fuerte reideologización porque los partidos, en su búsqueda de atajos hacia el poder, han descubierto que ganan votos más rápida y fácilmente incorporando las ideas de los activistas bien organizados que elaborando y defendiendo las suyas propias. Esta estrategia ha obrado un efecto perverso: los programas coinciden cada vez más con los intereses de los activistas y se alejan paulatinamente de las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos.

Los grupos interesados, entre los que tienen cada vez mayor peso los activistas, acrecientan su influencia de forma inexorable

El votante corriente habría perdido influencia porque la creciente complejidad de la política le impide conocer bien sus detalles. No es que sea necio, simplemente no tiene tiempo ni incentivos para procesar los gigabytes de información necesarios para formarse una opinión fundamentada, para votar de manera razonada. Así pues, los partidos prefieren ganarse el apoyo de los activistas mejor organizados, mucho más conscientes del objetivo que buscan. A través de ellos, obtienen los votos de numerosas facciones y sólo pierden el respaldo de los ciudadanos capaces de procesar la información, resistir la abrumadora propaganda y vencer el miedo al qué dirán (un tipo de votante al que los partidos desprecian por creer, erróneamente, que es muy minoritario). Por ello, los grupos interesados, entre los que tienen cada vez mayor peso los activistas, acrecientan su influencia de forma inexorable, aplastando a la propias democracias.

Para Bawn y sus colegas, la ideología de los partidos es, en realidad, el resultado de acuerdos tácitos entre los diferentes grupos de intereses. Y se vende en los medios de información como algo indisociable del progreso. La sociedad, en lugar de evolucionar de forma natural, voluntaria, adaptándose paulatinamente al cambio de los tiempos, es obligada a transformarse drásticamente, en el marco de una ingeniería social que obedece a intereses particulares.

La posibilidad de que los partidos apoyaran posturas de grupos minoritarios, no los de la mayoría, fue contemplada por Anthony Downs en An Economic Theory of Democracy (1957): un partido podría ganar las elecciones defendiendo un paquete de políticas minoritarias en las preferencias del electorado, fenómeno que se conoce como coalición de minorías. Esto sucede cuando una parte sustancial de la población vota según el trato que el gobierno concede a su facción, no en función del que otorga al conjunto de la ciudadanía. Las subvenciones a colectivos concretos son un ejemplo palmario: el votante valora el beneficio concentrado en su pequeño grupo pero desdeña la recaudación requerida, pues, al fin y al cabo, los impuestos se reparten entre toda la sociedad, por lo tanto, su impacto pasa desapercibido.

Grupos y facciones: nuevos déspotas

Fue, sin embargo, Mancur Olson en The Logic of Collective Action (1965) quien explicó por qué los grupos de intereses particulares acaban ganando la partida a las asociaciones que defienden el bien común. La estructura de incentivos, costes y beneficios, fomenta que los sujetos se agrupen buscando intereses concretos, egoístas, en pos de prebendas a costa del resto, pues aquí las ganancias son sustanciales e inmediatas. Por el contrario, afiliarse a asociaciones que persiguen el interés general conlleva muchos costes y muy pocos beneficios para el individuo pues las posibles ganancias se repartirían entre toda la población. De esta forma, los grupos de presión minoritarios acaban capturando los partidos, los gobiernos, impulsando medidas que generan notables ineficiencias y que conducen invariablemente a la decadencia de las naciones.

El problema es que, una vez formadas, las coaliciones de grupos de intereses raramente desaparecen. Muy al contrario, engordan sin cesar, alimentadas desde el poder y los medios de información. Así, se expanden sin freno ideologías absurdas, particularistas, que perjudican a casi todos pero… benefician a unos pocos. Es normal que los sumos sacerdotes, y los fieles “bendecidos” por estas nuevas religiones, desarrollen una fe a toda prueba: tienen mucho que ganar. Pero resulta intolerable que pretendan obligar a comulgar con ruedas de molino al resto de la gente.

Un regreso valiente y decidido a la defensa del interés general reportaría beneficios incalculables para el conjunto de la sociedad

Más allá de la gobernabilidad en España, este es el drama al que nos enfrentaremos en las sucesivas elecciones, elecciones a las que volverán a concurrir partidos con programas más orientados a satisfacer a mil y un grupos de presión, a recoger sus dogmas e imposiciones, que a defender los intereses del ciudadano común. Y aquí es donde debe producirse un cambio crucial, una ruptura por parte de alguna formación, de algún estadista con la suficiente visión para comprender que dentro de esta dinámica no hay salida: todas las victorias serán siempre pírricas. Es un sistema condenado a agotarse en sí mismo… o a desembocar en una suerte de totalitarismo. Por el contrario, un regreso valiente y decidido a la defensa del interés general reportaría beneficios incalculables para el conjunto de la sociedad. Y, también, muchos más votos de los que jamás podrían imaginar unos ofuscados y adocenados jefes de campaña.

@BenegasJ & @BlancoJuanM

7 comentarios en “El asalto de las nuevas religiones laicas y los déspotas del siglo XXI

  1. Convendría abundar en el llamado “Delito de Odio”, herramienta de represión del pensamiento. Si me impiden odiar, me impiden pensar. Odiar y expresarlo no puede ser delito. Odio los impuestos y los radares, por ejemplo, pero no pueden sancionarme si pago los impuestos y respeto los límites de velocidad. Puedo respetar las leyes LGTB, pero denunciarlas por odiosas y el Estado no puede legislar sobre mis sentimientos ni pensamientos, sólo sobre mis acciones que, por otra parte, siguen estando sujetas al Derecho Natural, y cuando las leyes lo conculcan, es legítimo resistirse a ellas por tiránicas, como por ejemplo las leyes de la esclavitud hasta el Siglo XIX. Reprimir el pensamiento y no la acción, permitiría procesar al pederasta que se reprime y no delinque y no es sino confundir la Potencia con el Acto. No sólo quieren que respetemos sus leyes, sino obligarnos a pensar que son justas.

    Me gusta

  2. La III Guerra Mundial es cultural y como fue en otros casos, se trata de lucha por la Libertad. Extraordinario articulo, debe abrir la consciencia de las mentes brillantes pero adormecidas

    Me gusta

  3. El artículo es bueno, pero le ha faltado responder a una pregunta crucial. ¿Qué es el interés general?. ¿Las preferencias de una mayoría elegida democráticamente? ¿Las sugerencias de un comité de expertos y tecnócratas?. En mi humilde opinión, el interés general no es un fin, sino un medio basado en el respeto de los derechos y libertades fundamentales (básicamente la defensa del principio de autopropiedad) que permita a las personas competir y cooperar voluntaria y pacíficamente para alcanzar sus muy heterogéneos fines.
    Ahora bien, siendo una normal general de actuación no está carente de problemas de especificidad y deseabilidad. Ej ¿puedo dentro de mi propiedad privada maltratar a un animal o crear una escuela salafista?. Esto sería debate para otro punto.

    Me gusta

  4. Lo peor a lo malo de todo esto es que ya se ha iniciado una suerte de carrera desenfrenada para competir por ser el político que más se arrima a cuantas más causas partidistas mejor. Y para rizar el rizo, por encima, las encuestas internas en los partidos están siendo sustituidas por los retwuits y me gusta en las redes sociales. Excelente artículo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s