La gran mentira de la Inquisición: ni española, ni contra los infieles

Fernando Díaz Villanueva

En el imaginario popular está muy presente la idea de la inquisición como una institución exclusivamente española que perseguía a cualquiera que practicase una religión distinta al cristianismo en su sabor católico. Para ello se valía de un clima de terror alimentado por denuncias anónimas, torturas indiscriminadas y miles de condenas a la hoguera cada año, que se llevaban a término en continuos autos de fe para regocijo de un populacho fanático y embrutecido.

La creencia, desmentida desde hace un siglo por la investigación histórica, permanece amarrada a las mentes generación tras generación. Ha descendido incluso a las certidumbres de una mayoría convencida de que procesos como el de Giordano Bruno, el de Galileo Galilei o el de Miguel Servet fueron competencia de la inquisición española. Pero no es cierto…

Seguir leyendo en Disidentia.com

 

Deja un comentario