El problema del periodismo no es el machismo, es el sectarismo

Javier Benegas

Algo que solemos escuchar con cierta insistencia es que en la vida nada es blanco o negro, sino que existe una amplia zona gris donde, dicen, se encuentra la verdad. Y puede que sea cierto, ya que tantas personas lo repiten cada vez que hay que abordar una cuestión espinosa. Sin embargo, cuando la zona gris amenaza con engullirnos y silenciarnos, la única alternativa es actuar de forma binaria, es decir, recapacitar y simplemente preguntarnos qué es lo correcto y qué lo incorrecto. Porque sucede que la mayoría de las veces ese vasto espacio grisáceo no es más que un mar de justificaciones, de excusas, de razones interesadas donde intentamos confundirnos con el paisaje para no afrontar nuestra responsabilidad.

De ese vasto mar gris de medias verdades, o mentiras completas, bebe el manifiesto Las periodistas paramos, cuyo enlace añado a continuación aquí. De todo lo apuntado en este manifiesto, sólo destacaré una de sus “denuncias” por resultar especialmente molesta: “De la misma manera denunciamos la inestabilidad laboral de las compañeras freelance y de las falsas autónomas, una situación de precariedad que se ha hecho habitual en los últimos años”. En realidad, se sabe bien dentro de la profesión que esa práctica nos penaliza a todos, no sólo a las mujeres.

Seguir leyendo en Disidentia.com

Deja un comentario