La increíble Europa de los golpistas sin fronteras

Javier Benegas

Según el derecho comunitario europeo, los principios de confianza mutua entre los estados miembros y de reconocimiento recíproco son los que hacen posible la creación y preservación de un espacio interior sin fronteras. Esto implica que cada uno de los estados da por supuesto que todos los demás estados miembros respetan la legislación comunitaria y en especial los derechos básicos que ésta reconoce.

Este es el espíritu no ya de la Ley, sino del fundamento mismo de la Unión Europea, institución que a lo largo del poco tiempo que lleva existiendo (en términos históricos es muy escaso) ya lo ha violentado en múltiples ocasiones.

Seguir leyendo en Disidentia.com

Deja un comentario