“La Manada”: de suceso a síndrome

Javier Benegas

Un mes antes de producirse la sentencia en el caso de “La Manada”, los medios informaban de otra sentencia en un juicio por violación. Una mujer resultaba absuelta de varios delitos de agresión sexual y abuso sexual cometidos supuestamente en su sobrino político, un menor de edad.

En aquel caso, la presunción de inocencia prevaleció puesto que no se pudo demostrar que las relaciones sexuales fueran producto de las amenazas de la mujer que, según la acusación, había advertido al chico de que le acusaría de violación si la denunciaba.

Las pruebas periciales realizadas por expertos psicólogos dieron credibilidad al testimonio del joven, cuyo perfil calificaron como extraordinariamente sumiso, incapaz de cualquier resistencia ante las intimidaciones de su tía. Sin embargo, a falta de otras pruebas, prevaleció el principio de duda razonable. Y la mujer resultó absuelta…

Continuar leyendo el artículo en Disidentia.com

Deja un comentario