Los intelectuales: el bastión de la corrección política

Juan M. Blanco

La corrección política se ha convertido no en el pensamiento, pues sería exagerado calificarla como tal, pero sí en el dogma imperante de nuestro tiempo. Es la creencia de que la conciencia de las personas, su carácter, están determinados por el colectivo al que pertenecen. 

No es insólito que se difundan ideas extravagantes: ha ocurrido con frecuencia a lo largo de la historia. Lo verdaderamente llamativo, incluso indignante, es que estas doctrinas se originen en el mundo académico, en el ámbito de la universidad, convertida en una de las instituciones más dogmáticas, cerradas, con menor debate de ideas y mayor grado de autocensura de toda la sociedad. Así, la falacia de las microagresiones, el multiculturalismo, el victimismo, las cuotas por sexo o raza, son hierbas que encontraron un estupendo campo abonado en una universidad que, finalmente, no contribuyó a la maduración de sus estudiantes; más bien a su permanencia en una eterna infancia…

Seguir leyendo el artículo en Dididentia.com

Deja un comentario