Pablo Iglesias y los secretos cortijos de España

Javier Benegas

Una hipoteca de 600.000 euros y un chalet en la zona norte de Madrid no sólo significan la traición a unas ideas o la incoherencia de una pareja dizque comunista, es mucho más que eso. Es la revelación de los verdaderos incentivos que operan no ya en la política sino también en otros sectores clave.

Hace tiempo advertía que Pablo Iglesias no era realmente ningún antisistema. Al contrario, apuntaba que los incentivos que había detrás de la emergencia del neomarxismo convertirían a Podemos en un partido cuyo destino era sublimar el sistema; es decir, llevarlo hasta sus últimas consecuencias aprovechando el desquiciamiento institucional existente. La diferencia entre ese nuevo agente político que llegaba y los ya establecidos, a parte de la diferencia de grado, era más de forma que de fondo…

Seguir leyendo el artículo en Disidentia.com

Deja un comentario